Barcelona es la ciudad más visitada de España y, sin duda, gracias a su historia, la sociedad cosmopolita y la Basílica de la Sagrada Familia, la más internacional. La iglesia consta de dos principales estilos arquitectónicos: gótico y Modernismo que finalmente condujeron al “estilo de Gaudí”. La construcción de la basílica se inició en 1882 y sigue siendo aún incompleta.

Otro lugar interesante de Gaudí es el Parc Güell, inaugurado en 1926. Se encuentra al norte de Barcelona, ​​en el Carmel, y permite a los visitantes tener una vista extraordinaria de la ciudad. El acceso al parque se puede llegar en transporte público.
De vuelta en el centro se puede pasear por las Ramblas, la más famosa y popular avenida de Barcelona. A lo largo de toda la calle, se puede disfrutar de todo tipo de arte callejero. El área del Raval incluye otras atracciones como el Museo de Arte Contemporáneo, la Iglesia de San Agustín o el mercado de la Boquería, donde se pueden comprar y disfrutar de alimentos frescos y manjares.
Barcelona cuenta con uno de los acuarios más grandes de España, ubicado en el puerto de la ciudad. Sus instalaciones son lo suficientemente grandes para albergar a más de 11.000 animales. También se puede tomar un paseo por el puerto y tomar una copa o comer en uno de sus restaurantes.
Al igual que la Sagrada Familia, el Barrio Gótico es uno de los lugares esenciales cuando visitan Barcelona. Su historia comienza con los romanos, hace más de 2.000 años, aunque ha habido muchos cambios a lo largo de siglos. Aún así, este lugar hace que los visitantes se sientan como en la Edad Media.
Barcelona, ​​por supuesto, tiene muchos otros lugares dignos de visitar, como el Museo Picasso, la Basílica de Santa María del Mar y muchos más.